Feeds:
Entradas
Comentarios

Se llama cuscús a un plato típico del norte de áfrica creado a partir de sémola de trigo. De hecho su nombre significa “comida” porque en efecto, fue durante mucho tiempo la base de la alimentación de esos pueblos. El cuscús admite muchas preparaciones pero una de las más tradicionales, es como acompañamiento de un cocido de carne de pollo o cordero y hortalizas.

No hay que confundir el cuscús auténtico con la pasta de cuscús que se usa para la sopa. Lo digo porque hay gente que cree que es lo mismo y no se parecen en nada más que en la forma.

Hace años probé en un restaurante árabe el cuscús de pollo y la verdad es que me encantó. Hoy he probado a hacerlo en casa y tengo que decir que quedé bastante satisfecho con el resultado.

Os paso la receta por si quereis probar. Os lo recomiendo porque es un plato bastante fácil de preparar y que sorprende por la combinación de texturas y sabores.

Ingredientes:

1 zanco o pechuga de pollo por persona.
Horzalizas: calabaza, calabacín, puerro y zanahoria.
Especias: Yo usé gengibre, curry, pimienta, clavos de olor y canela.
Cuscús: Unos 75 gramos por persona.

Elaboración:

En una olla amplia echamos agua y ponemos a hervir. Cuando entre en ebullición añadimos el pollo. Llega conque el agua cubra el pollo. A continuación especiamos. Yo eché dos cucharadas rasas0. de curry, 1 de gengibre, 1 de canela, 1/2 de pimienta, y 3 clavos de olor. Podeis añadir azafran o colorante alimentario para mejorar el aspecto final del plato. Dejamos todo cocer a fuego lento unos 20 minutos y mientras vamos limpiando las hortalizas.

Cortamos el calabacín en trozos grandes, sin quitarle la piel. Pelamos la calabaza y la cortamos en trozos grandes. Los puerros los limpiamos bien y los partimos en dos o tres trozos. Pelamos las zanahorias.

Pasados los 20 minutos, añadimos las hortalizas. Echamos primeramente los puerros y las zanahorias. Pasados 10 minutos añadimos la calabaza y el calabacín y dejamos cocer otros 5-10 minutos.

Cuando falten 5 minutos para terminar la cocción preparamos el cuscús siguiendo las instrucciones del paquete, pero sustituyendo el agua por caldo de cocción.

Una vez listo todo, servimos la ración de pollo y las hortalizas y el cuscús como guarnición. ¡A comer!.

Espero que os guste.

Ayer estuvimos cenando en el Azteca Grill que hay en Santiago de Compostela, situado en la Avenida de Lugo nº16. Esto es, desde la estación de la RENFE, tirando hacia la Avenida de Lugo, al final de esa primera manzana de casas que hay.

Se trata de un pequeño local de unas 10 mesas modulares para cuatro personas, de decoración sencilla que abrió hace apenas unos meses. Teníamos pendiente el probarlo y ayer nos decidimos. Una gran idea.

Mi novia y yo llegamos de primeros y el que parecía el encargado del local nos recibió muy amablemente. Y esto es lo primero que quiero destacar; el trato que en todo momento me pareció excelente.

Ella se pidió un refresco mientras esperábamos al resto y escuchábamos la música ambiente. Con el refresco, nos trajeron un plato con nachos y dos salsas. Una de las salsas era la típica salsa dip de chile rojo y la otra, era una salsa de frijoles ligeramente picante. La segunda sobre todo, estaba deliciosa.

Al cabo de un rato llegaron el resto de los comensales y llegaron las cartas. La verdad sea dicha, la maquetación y la presentación de estas, dan un aspecto de franquicia de comida rápida que hacen que uno se pregunte si se trata de otra cadena Tex-Mex cutre. Nada más lejos de la realidad. Y con las cartas, llegó el camarero rompiendo mitos, al avisarnos que de la comida de la carta, sólo hay tres platos que piquen, cosa que mi novia, nada dada al picante, agradeció. Después de un par de bromas al respecto, el camarero nos dijo que si nos gustaba el picante, nos recomendaba fuera de carta unos jalapeños rellenos, especialidad del local. Y claro, se pidieron.

Así que de entrante fueron dos raciones de jalapeños rellenos y dos de banderillas; una especie de salchichas envueltas en tortillas de maíz. Las raciones me parecieron bastante abundantes; las de jalapeños traían seis jalapeños de buen tamaño rellenos de carne de pollo, nadando en una salsa picante con hilas de queso por encima y las de banderillas eran seis salchichas grandotas (dos por ración) acompañadas de queso cheddar.

Los jalapeños estaban deliciosos. Picaban como el infierno, pero me encantaron. Las banderillas estaban bastante buenas también, pero me sorprendieron menos.

De segundo, pedimos dos enmoladas, una de hachiote y para mi novia, una sincronizada y dos quesadillas. Todo estupendo. La enmolada era muy abundante. De sabor entre picante y dulce, nos resultó deliciosa. El hachiote tenía una pinta espectacular y los que lo probaron, dijeron que estaba realmente bueno. Me lo apunto para la próxima vez. Las quesadillas, normalitas y la sincronizada fue quizá lo que menos me llamó la atención. Eran dos tortillas de maíz rellenas de jamón, queso y salsa.

De postre, yo me tomé un café frappe; mi novia una crema de mango y mis amigos pidieron Michelada; una cerveza especiada típica de Méjico que a decir verdad estaba buena.

Teniendo en cuenta que sobró comida, que tomamos una media de tres-cuatro bebidas cada uno y que nos invitaron a chupitos, la cuenta, que salíó a 22 euros por barba o barbilla, me pareció muy razonable.

Cuando leo algunas declaraciones del Papa diciendo cosas como que hay que inculcar a la sociedad el mensaje radical del evangelio para combatir la mediocridad y el relativismo de la sociedad actual, el rechazo al cristianismo y la negación de la fe recibida; me pregunto cómo se puede negar el ataque directo al laicismo por parte de la Iglesia y cómo esta institución; depredadora histórica de derechos y libertades públicas, se puede considerar víctima de aquellos a quienes persigue y ha perseguido desde siempre de forma sistemática.

Y para colmo de males, tenemos que consentir que se nos llame violentos e intolerantes si protestamos contra esta situación y que se nos echen los antidisturbios encima si no dejamos de protestar. Menos mal que vivimos en un estado que se dice laico y aconfesional. ¿Y dicen que no es justificable en esta situación una manifestación en pos del laicismo?. Debería haber una al día, hasta que consigamos frenar este proceso que amenaza con hacernos perder lo que hemos conseguido, con mucho esfuerzo, en los últimos 35 años.

Pues nada, que en esto de la cocina, soy de los que opina que hay que atreverse a probar cosas nuevas. La última y aprovechando el estreno de mi flamante horno nuevo, un AEG B3781 5M; multifunción pirolítico, que sustituye a mi viejo y desastrado EDESA, ha sido las bolsas para cocinar al horno que desde algún tiempo se venden en los supermercados.

Pero permitidme que os hable primero del horno.

La verdad es que por el precio que tiene me ha parecido una excelente compra. Ronda los 350-450 euros y viene con ocho funciones, pirólisis, mandos ocultables, acabado en metalizado antihuellas, dos bandejas de horno y rejilla. Eficiencia energética A y dentro de los A, es de los que menos consumen (al menos, entre los que miramos).  Dispone también de reloj, programador, cronómetro, etc. La calidad de los acabados parece muy buena, pero supongo que eso lo sabremos con el tiempo.

Las intrucciones en 6 idiomas, incluido el castellano, están escritas de forma clara y concisa. Con muchos datos para saber cómo utilizar las ocho funciones de que dispone, lo que siempre es de agradecer para aquellos acostumbrados al horno convencional. Ya lo hemos probado en dos ocasiones. Precalienta rápido y proporciona una cocción homogénea. La verdad es que, ¿para qué decir más?, estamos encantados.

Respecto a las bolsas, se presentan en kits para horno y los hay de varias marcas; Maggi (directo al horno), Gallina Blanca, Mercadona (las que probamos), etc. Cada kit se compone de una bolsa de plástico resistente al calor, una brida y un sobrecito de especias. Existen varios kits diferentes; pollo al ajo y perejil, pollo a las finas hierbas, pescado en su jugo, costilla asada,…siempre dependiendo de la marca. Supongo que dependiendo del éxito que tengan, irán saliendo más variedades. El precio de estos kits ronda el euro (1,20 el de mercadona, pero trae dos bolsas), con lo que no suponen un aumento de gasto significativo y por contra, es de lo más cómodo y proporciona un resultado razonablemente bueno.

Modo de uso (pescado en su jugo de Mercadona):

1º-  Ponemos a precalentar el horno a 200 grados. En este caso usé la función de dos fuentes de calor (arriba y abajo) de mi horno.

2º- Abrimos la caja y extendemos la bolsa.

3º-Añadimos el sobrecito de especias junto con una cucharada de aceite y tres de agua. (estas medidas pueden variar dependiendo de la marca y la variedad del producto). Mezclamos bien en el interior de la bolsa las especias y el líquido hasta que se forme una mezcla homogénea.


4º-
La llenamos con el alimento que queramos cocinar; mezclamos bien los alimentos con el mejunje anterior y cerramos la boca de la bolsa con la brida. Respecto al kit de Mercadona, una bolsa de pollo da para un pollo entero. La de pescado, para dos jureles grandes o unos cuatro toros de merluza, acompañados con su guarnición (opcional).

5º-Lo situamos en nuestra bandeja de horno y practicamos unos pequeños pinchazos en la bolsa para que el vapor pueda ir saliendo poco a poco. De lo contrario, la bolsa podría estallar. Otra opción sería dejar cierta holgura en la brida para que pueda evacuar por ahí.

6º-Lo metemos en el horno y le damos media hora de tiempo. Y ale, a comer.

El resultado, como ya he dicho, bastante bueno. Al menos, tanto en el caso del pescado en su jugo. Hicimos cuatro jureles de 400 gramos en dos bolsas y añadimos, por nuestra cuenta y riesgo, las patatas panaderas que por cierto, quedaron en su punto.

¿Inconvenientes?. Básicamente, todos los de un producto preelaborado. La química que le puedan añadir, que por lo que ví, es poca. La verdad es que también da un poco de reparo pensar que la bolsa se pueda degradar durante la cocción y afectar a los alimentos. En este aspecto, lo único que puedo decir es que si hay degradacion, esta no era apreciable a simple vista.

En definitiva, me ha parecido una solución estupenda para hacer una comida muy completa de forma rápida y sin apenas trabajo. Ideal para aquellos que van con el tiempo justo.

Como siempre, perdonad si no hay fotos. Nunca tengo la cámara a mano cuando cocino.

Pues nada, si os decidís a probar estas bolsas, ya me diréis vuestra opinión.

Los aficionados a los blogs de cocina habreis visto como muchos blogueros cocinillas han publicado recetas de pepino en apoyo al sector, amenazado por las declaraciones de cierta política alemana bocazas, que mejor podría haberse callado la boca antes que sembrar la alarma contra los productos hortícolas españoles sin el menor fundamento.

Bien, pues yo no quiero ser menos y voy a aportar dos recetillas con pepino que espero que os gusten.

Tengo que decir que durante mucho tiempo no presté demasiada atención al pepino. Solo no me llamaba la atención y no se me ocurría como prepararlo. Había probado el gazpacho, pero se me hace demasiado pesado.  Luego fui probando alguna cosilla más y la verdad es que cada día me gusta más.

SOPA FRÍA DE PEPINOS.

Para mí es el plato por excelencia para el pepino y especialmente en estas fechas. Para los que piensen que puede ser indigesto, decirles que el toque que le da el yogur lo suaviza bastante.

INGREDIENTES:

1 kg de pepinos.

2 o tres yogures naturales. Se puede usar el que se quiera. Hay quien usa yogur griego que, al llevar nata, hace la sopa más cremosa (y más calórica).

2 dientes de ajo.

1 cucharilla de comino

1 cucharilla de pimienta

Unas hojitas de cilantro.

sal al gusto

1 chorro de zumo de limón.

1/2 vaso de aceite.

Opcional: 200 gramos de pan revenido (reseso, para los gallegos).

PREPARACIÓN:

Nada más fácil. Pelamos y cortamos en trozos el pepino. Lo mezclamos con todos los ingredientes en un vaso para batidora y lo trituramos hasta que quede una sopa homogénea.

Si nos queda demasiado líquida para nuestro gusto, le podemos añadir el pan reseso, como si se tratase de un gazpacho. Trituramos de nuevo todo junto y listo.

ENSALADA DE PEPINOS Y ATÚN.

La cené ayer y la verdad es que estaba muy buena.

INGREDIENTES:

1 pepino pequeño por persona

Lechuga al gusto

1 tomate

Un puñado de aceitunas negras, sin hueso

1 trozo de pimiento rojo y otro de pimiento verde. (sí, “un trozo”, a gusto del consumidor)

Una latita de atún.

Para la vinagreta:

1 cebolleta

Una pizca de perejil

Aceite de oliva virgen extra.

Vinagre de vino.

Sal

PREPARACIÓN

Lo primero será hacer la vinagreta. Cortamos fina la cebolleta y rociamos con un chorro de vinagre para que sude. Al cabo de un rato añadimos perejil, sal un chorro de aceite y reservamos.  Si el aceite del atún es de buena calidad, podemos aprovecharlo.

Luego cortamos todos los ingredientes. La lechuga y el pimiento en juliana, finitos;  las aceitunas en rodajas ( tres rodajas por aceituna por ejemplo) y el resto en dados. Disponemos todo en un bol y por encima echamos el atún. Servimos acompañado de la vinagreta.

Otro plato fresco y sabroso para el verano.

Por cierto, si os sobró algo de sopa de la receta anterior, también se puede usar como salsa para esta ensalada. Por aquello del reciclaje y todo eso. ;-)

Procesión imperial

Sobran las palabras.

Rompo mi silencio, luego de tres meses sin escribir, para trasmitiros mi preocupación sobre como de un tiempo a esta parte, veo cada vez más gente que parece sentirse parte de una minoría de sabios que se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor frente a la masa borreguil que, a su juicio, compone la sociedad en la que vivimos y que no se empana de nada. Esos iluminados siempre han existido, de eso no cabe duda, pero parece que con todo esto de la crisis, proliferan por todas partes en forma de pequeños grupúsculos que usan este argumento para hacer todo tipo de revindicaciones antisistema sin ofrecer por lo general ninguna alternativa. Los podemos ver en las redes sociales, blogs de todo tipo y signo político, foros, portales, etc.

Estos grupos acostumbran a partir de una serie de premisas a partir de las cuales hacen sus revindicaciones o protestas:

1ª- La sociedad está formada en su mayor parte por lerdos, idiotas, apáticos y/o paletos que no se dan cuenta de lo que sucede a su alrededor. Para demostrar que eso es así, se utiliza todo tipo de datos, porcentajes y aseveraciones sin indicar cómo se ha llegado a ellos.
2ª-Como esa mayoría no es consciente de lo que sucede a su alrededor, se comporta de forma borreguil dejándose engañar por el primero que les dice lo que quiere oir y adoptando un comportamiento único y que en general tiende a actitudes extremas.
3ª-Esa mayoría se preocupa únicamente de cosas intrascendentes y obvian lo realmente importante.
4º-En contraposición con esa mayoría de la sociedad, existe una minoría inteligente que no cae en esos defectos. Minoría a la que por supuesto, pertencenen las personas del grupo que hace esa revindicación.
5º-En su revindicación hacen una llamada para protestar contra algo, pero sin ofrecer alternativas ni soluciones.

Siguiendo estas premisas, cargan contra políticos, sindicatos, bancos, globalización o contra lo que haga falta. Da igual.

En concreto, me llama la atención este manifiesto que de un tiempo a esta parte está corriendo por internet como la pólvora. Lo he visto ya en varias páginas, foros e incluso en grupos de facebook. Basta con introducir el nombre del autor en google, para ver la gran cantidad de sitios que se han hecho eco del artículo.

“Españoles, ¿sois idiotas?

(Noticias de Navarra – Cartas al Director)

HAY un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?

Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas?

Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas?

Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas?

En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas?

Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas?

Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas?

Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos.

Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.

Jesús Sanz Astigarraga”

Como anécdota, decir que este manifiesto se ha atribuido a Pérez Reverte en varios sitios.

Pero bueno, llendo al análisis del texto, se puede observar como se reproducen todos los elementos de los que hablaban.

-El autor utiliza supuestos de hecho y porcentajes para presentar el comportamiento único de una “mayoría” de la sociedad sin citar fuente ni base argumental alguna. Mayoría que protesta contra los controladores, pero no contra la reforma laboral (obviando la posibilidad de protestar contra las dos cosas), que consiente torturas, etc.Y para que esa mayoría parezca más idiota, le atribuye comportamientos extremos; gritos energúmenos y peticiones de linchamiento para con los controladores e indiferencia y pasividad absoluta para con la reforma laboral, por ejemplo.

-Las cosas que el autor considera importantes SON importantes. El resto no lo son. Y por eso él es listo y los que no piensan como él son idiotas.

-Finalmente hace una llamada a esa “mayoría borreguil” para que cambie de actitud y piense como él porque si eso no sucede, “estamos bien jodidos”. Eso sí, con lo inteligente que es, no ofrece alternativa ni solución alguna. Con una actitud tan poco constructiva sí que estamos jodidos.

Cuando digo que me preocupan este tipo de manifiestos o actitudes, lo digo porque me parecen estériles e incluso contraproducentes. Yo creo que hay muchos motivos para protestar y que sobran argumentos para tener que recurrir a mentiras y medias verdades. Y es que hay veces que teniendo la razón, se puede perder por no utilizar los argumentos adecuedos. Me preocupan también por el poder de convicción que pueden tener sobre alguna gente a la cual parece importarle poco los argumentos que se usen, con tal de quejarse y sentirse parte de esa minoría especial e inteligente que se da cuenta de las cosas.

Está bien quejarse cuando lo estamos pasando mal, pero si se quiere conseguir algo, hay que hacerlo con argumentos y no con mentiras y falacias y sobre todo, aportanto alternativas. Son éstas y no la mera queja la que puede hacer que la sociedad avance. A lo mejor es que este tipo de revindicaciones no pretenden ir más allá de la pataleta , pero si es a eso a lo que aspiran estas minorías inteligentes, quizá no lo sean tanto, ¿no creeis?.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.