Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 noviembre 2004

Apostasía

¿QUE ES LA APOSTASÍA?

Apostasía

(Del lat. apostasĭa, y este del gr. ἀποστασία).
1. f. Acción y efecto de apostatar.

Apostatar

(Del lat. apostatāre).
1. intr. Negar la fe de Jesucristo recibida en el bautismo.
2. intr. Dicho de un religioso: Abandonar irregularmente la orden o instituto a que pertenece.
3. intr. Dicho de un clérigo: Prescindir habitualmente de su condición de tal, por incumplimiento de las obligaciones propias de su estado.
4. intr. Abandonar un partido para entrar en otro, o cambiar de opinión o doctrina.

¿POR QUÉ APOSTATAR?

La verdad es que desde hace mucho tiempo, he pensado en hacerlo pues no soy cristiano y creo que no soy coherente al pertenecer a una institución cuyos postulados no comparto en absoluto. Por un motivo o por otro, lo fuí dejando pasar, pero cada vez estoy más convencido de que debo hacerlo.

Yo fuí bautizado en contra de mi voluntad e hice la Primera Comunión engañado y sobornado por la multitud de regalos que ya daba por supuesto y que de hecho, tuve. No me confirmé porque a la edad propia de la confirmación, ya tenía mis creencias religiosas asentadas y mis prioridades en orden. Sin embargo, aunque la confirmación es un sacramento por el cual el fiel se confirma en la fé que le fué asignada en el bautismo, el no someterse a ella, no implica que se nos deje de considerar católico, para empezar porque no hay un plazo límite para confirmarse.

Parece lógico que si a una persona se le inscribe en contra de su voluntad al F.C.Barcelona cuando es del Real Madrid, o se le afilia sin su consentimiento al PP, siendo del PSOE, esta desee darse de baja y lo haga. Sin embargo, este razonamiento que parece tan lógico cuando nos referimos a cualquier institución, para mucha gente, carece de todo sentido cuando hablamos de La Iglesia y es que en una sociedad como la nuestra, tan influenciada por los ritos y tradiciones de carácter religioso la presión social y familiar es enorme. Recuerdo que la primera vez que comenté en mi casa que quería apostatar me dijeron: “no seas radical”. Afortunadamente, parece que estamos comenzando a superar ciertos dogmas sociales, como ocurre con el matrimonio por la Iglesia, por ejemplo, pero aún nos queda mucho por andar. Por desgracia, aún hay muchas parejas de ateos que se casan por la Iglesia por la presión de la familia; una presión que por otro lado, nunca he entendido pues que yo sepa para los cristianos, un sacramento celebrado en vano no tiene validez ante Dios.

En definitiva, yo creo que no es cuestión de ser radical o dejar de serlo sino pensar en las consecuencias que tiene el dejar las cosas como están. Por eso, me gustaría hacer una invitación a la reflexión a aquellos que como yo, pertenezcan a la Iglesia Católica o a cualquier otra institución cuyas ideas no comparten.

La Iglesia Católica, apoyándose en un poder de respresentación demostrable a través de las actas de bautismo existentes, se permite el lujo de influír en la política, economía
y en las libertades sociales de personas que no profesan su fé. Creo que esa intervención supone una falta de consideración que no se debe consentir y menos apoyar, pero tampoco nos podemos quejar si oficialmente, aunque no de hecho, somos seguidores de esa fé. De sobra son conocidas las intervenciones de la Iglesia en temas como el derecho a la vida, los derechos de la mujer, el modelo de unidad familiar, la investigación con células madre, etcétera.

Pero es que además, la Iglesia como religión oficialmente mayoritaria en España, recibe subvenciones estatales que se fijan en base al numero de seguidores que profesan su fé. Así pues, están recibiendo unas cantidades que en realidad no les corresponden.

Aquellos que decidan apostatar, les aviso que no lo tendrán fácil. La Iglesia sabe del poder que les concede el tener tantos afiliados y pondrá todo tipo de trabas, exigiendo que se expliquen los motivos que llevan al solicitante a pedir la apostasía o llegando incluso a exigir una entrevista personal, para concederla. Sin embargo, es su obligación concederla.

A continuación os proporciono algunos enlaces donde además de exponerse otros puntos de vista a cerca de la apostasía, se explican los <b>pasos a seguir</b> para pedir la apostasía, incluyendo <b>formularios</b> adecuados para ello.

Propuesta de Pepe Rodríguez.

Propuesta de Ateus de Catalunya.

Propuesta de Izquierda Comunista.

Finalmente, quisiera concluir diciendo que nada de lo dicho en este artículo debe entenderse como un menosprecio a los católicos, ni a su fé a los que respeto profundamente a pesar de no compartir sus creencias.

Anuncios

Read Full Post »