Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 febrero 2010

Wyrd Miniatures

Wyrd Miniatures ha sido mi último descubrimiento en cuestión de miniaturas de plomo. Me ha llamado la atención sobre todo por la originalidad y la calidad de sus modelos; en los cuales los han puesto grandes dósis de imaginación, mucho trabajo y en algunas, bastante sentido del humor (negro, todo hay que decirlo).

Según la marca, Wyrd Miniatures nació como una compañía para aficionados que buscaban algo diferente, pero consiguieron crecer hasta poder sacar su propio juego de escaramuzas; “Malifaux” y otras actividades relacionadas como campeonatos de pintado de miniaturas.

En sus diseños, fabricados en escala 32mm, Wyrd Miniaturas mezcla  estética gótica y steam punk, dando ese aspecto singular que sin duda buscaban. Y como suele ser habitual, el estilo de las figuras varía bastante según la banda elegida por el jugador, de entre las siguientes: Guild, Resurrectionist, Arcanist, Neverborn, Outcast, Twisted.

Dead Marshalls
Copycat Killer
Necropunks
Nurses
Zombie Chihuahua
brass aracnid
Baby Kade
Teddy
Bayou Gremlims, mis favoritos ;-)
Donna - Cauldron witch

Además, la marca pone a disposición de sus clientes algunos sets interesantes de complementos intersantes para crear dioramas o escenarios de batalla ambientados, tales como farolas, ataudes o  bases para las figuras.

victorian bases
victorian bases accesories
Sewer bases
Sewer bases accesories

Las figuras de Wyrd Miniatures se presentan en varios formatos; figura individual, blister de 2, 3 o 4 figuras y caja de facción, con 5 figuras. Respecto a los complementos, depende de cada caso.

Sus precios, están al nivel del precio medio del mercado. Es decir, bastante caros, aunque los blisters de 3 y 5 figuras salen algo mejor de precio que las figuras sueltas.

En España no son muy conocidos aún, pero las figuras de Wyrd Miniatures ya se pueden encontrar en el catálogo de muchos vendedores de figuras online internacionales. También existe una página web de la marca con su propia tienda online. http://www.malifaux.com.

Read Full Post »

La receta es mía, hecha sobre la marcha, pero la verdad es que me gustó tanto el resultado, que quería compartirla con vosotros.

Espero que os guste.

INGREDIENTES (4 PERSONAS):

1Kg de Bacalao desalado.

800 grs de garbanzos (pueden ser de bote)

1 cebolla grande.

1 kg de tomates

1/2 pimiento verde

1/2 pimiento rojo

2 hojas de laurel

1 cabeza de ajos

200 ml de vino blanco.

Pimentón dulce (opcionalmente, podemos añadir un poco de pimentón picante).

Perejil

ANTE S DE COMENZAR.

Como sabreis, el bacalao hay que desalarlo antes de usarlo. Para ello lo debemos dejar 36 horas en agua cambiándole el agua cada ocho horas.

Los garbanzos, los dejaremos a remojo el día antes, si es que son secos y luego los tendremos cociendo con agua, durante una hora.

Yo conseguí en mi pescadería habitual bacalao ya desalado. Además utilicé garbanzos de bote, con lo que me ahorré toda la fase previa.

PREPARACIÓN

Ponemos en una pota pequeña un poco de agua y la dejamos hasta que hierva.

Picamos la cebolla y el ajo y los ponemos en una cazuela grande con un poco de aceite de oliva, a fuego suave hasta que se pochen.

Echamos los tomates en el agua hirviendo y apagamos el fuego. Esto es, como muchos ya sabreis, para que luego nos sea más fácil retirarles la piel.

Cortamos los pimientos en cuadraditos y los añadimos a la cazuela.

Pelamos los tomates y los añadimos, junto con el vino, el laurel y el pimentón y dejamos que reduzca.

Mientras cogemos el bacalao y lo vamos cortando en tira de unos 3-5 centímetros de grosor.

Cuando el sofrito haya reducido convenientemente, añadimos los trozos de pescado y los garbanzos, mezclándolos bien. Añadimos agua si es necesario, espolvoreamos con el peregil y tapamos dejando que se haga a fuego medio, durante 20-30 minutos más dependiendo del grosor del bacalao. Lo mejor es probar un trozo para comprobar la textura.

Read Full Post »

Western Spaghetti

🙂

Visto en El Recogedor.

Read Full Post »

Parece mentira que con todo lo que está pasando, lo primero sobre lo que se me ocurre escribir en tres meses sea sobre esto. Pero bueno, es todo cosa del momento. Me apetece escribir y el tema de la Rosa Díez me lleva dos días carcomiendo por dentro, más por lo absurdo del tema, que por su trascendencia, que en realidad es poca.

La mujer esta nunca había merecido mucha credibilidad para mí.  No me parecía otra cosa que una trepa escindida del PSOE porque no le dejaban subir hasta el peldaño que ella aspiraba. A partir de ahí se junta con cuatro gatos y crea un partido político que se hace llamar “Unión, Progreso y Democracia”; muy unido, muy progresista y muy demócrata. El partido de las cosas bonitas, vaya. O al menos, eso es lo que dice ella.

Y de pronto, sale a la calle diciendo cosas como “¿no estás cansado de tanto nacionalismo y tan poca democracia?”. Y ahí la tenemos, enarbolando la bandera de la lucha contra el “nacionalismo radical”,que básicamente para esta señora, es cualquier forma de nacionalismo existente. De esta forma, consigue atraer a unos cuantos incautos que, quemados -con razón, todo hay que decirlo- de que sean los partidos políticos de corte nacionalista los que están condicionando la política estatal, deciden seguirla como única alternativa al PP en esa actitud tan suya que raya en la xenofobia y que poco tiene que ver con la democracia, con el progreso y desde luego, nada tiene que ver con la unión de nada.

Durante la época de la crispación política que vivimos desde el inicio de lo que llamo “la Era Aznar”, esta señora se benefició y mucho del enfrentamiento PP-PSOE, dedicándose a repartir guantazos dialécticos a unos y otros sin tener que responder ni dar cuenta nunca de nada. Al fin y al cabo, ¿a quién le preocupaba la trepa y sus cuatro gatos?.

Pero siempre llega un momento en que un político comete una torpeza y hay una cámara grabando.  Fue hace apenas dos días que Rosa Díez decidía, desafortunadamente para ella y para todos los gallegos, utilizar precisamente este gentilicio como insulto para referirse a Zapatero y a Rajoy. En el caso de Zapatero, lo hizo sin ningún tapujo diciendo que era gallego “en el sentido más peyorativo” del término y de Rajoy, se limitó a decir que “es gallego”.

Pero bueno, vedlo vosotros mismos

Pues muy bien, Doña Rosa. Estupendo; justo cuando al fin parece que hemos conseguido desterrar del diccionario de la RAE el significado de “tonto” para nuestro gentilicio, va usted y se cubre de gloria. Luego nos enteraríamos de que ella “no quería insultar”, ella lo que quería decir de Zapatero es que “nunca se sabe si sube o si baja”. Vamos, que no, no nos estaba llamando tontos, nos estaba llamando falsos.

Al día siguiente, mensajes de protesta de gallegos indignados surgen a puñados en los medios, blogs y hasta en la propia página de UPyD.

Y lejos de retractarse, la mujer no tiene nada mejor que decir que “hay que tener sentido del humor” y que no entiende como han montado todo ese revuelo a su alrededor, que también había usado “bilbainada” como sinónimo de “chulería”, lo cual demostraba que no tenía ningún prejuicio contra los gallegos. Que sus palabras no suponían ningún insulto y que eran perfectamente adecuadas en un contexto coloquial. Y sus compañeros de partido, por aquello de no quedarse callados, cierran filas en torno a ella.

Y lo peor de todo y lo más irónico del caso, es que con su metedura de pezuña, la Díez le ha hecho un favor de los grandes a aquellos que tanto detesta. Sus seguidores estarán satisfechos.

Miedo me da que realmente haya 50.000 personas en España que como esta mujer, piensen que es adecuado que un político tenga el mal gusto de usar términos como gallego o bilbaino en sentido peyorativo y que lleguen a considerarlo incluso, algo cómico.

Por mi parte y de ahora en adelante, usaré “Rosa Díez” y “UPyD” en el sentido más peyorativo del término.

ACTUALIZADO A 26/02/10

Espera, espera, que aún hay más. Si es que ahora va a ser la señá Rosa esta ofendida y todo. Mirad qué perla.

« El significado coloquial de ‘gallego’ en sentido peyorativo es el de alguien que no se pronuncia y elude comprometerse. Es peyorativo pero no despectivo. Se usa en el castellano coloquial del mismo modo que docenas de expresiones comparables como ‘trabaja como un negro’ o ‘austero como un castellano’, ‘chulo como un madrileño’, ‘testarudo como un baturro’, etc. Y no son insultantes, sino figuras retóricas del lenguaje. Se pueden eliminar, pero no es fácil si se usa un lenguaje coloquial, directo, como el de la calle, que precisamente es el contexto de una entrevista. No es una declaración política. Y ofenderse por esto es una muestra de intolerancia, complejo de inferioridad o perturbación nacionalista. Un cordial saludo. Información UPyD»

Menuda rosadiez.



Read Full Post »