Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 febrero 2009

Estamos ya en la recta final de la camapaña electoral para las elecciones gallegas y una vez más, no sé que hacer con mi voto. Sigue sin convencerme ninguno de los candidatos, ninguno de los discursos y ninguno de los programas. En realidad, esta campaña ha servido para acabar de convencerme de que los programas electorales ya no existen.

Y es que después de echar un vistazo a los programas electorales de los cuatro principales partidos – los cuatro únicos que se han molestado en hacer campaña – no he visto más que vaguedades. Si, todos dicen más o menos lo mismo: vamos a mejorar la economía, vamos a fomental el empleo,…pero nadie dice cómo lo va a hacer, qué recursos va a destinar o qué partidas presupuestarias van a verse reducidas para ello.

Y en cuanto al discurso, no podría ser más desalentador. Tenemos un PSOE que pide otros cuatro años para seguir con su cambio sobre el cambio que en cuatro años apenas se ha llegado a percibir; un BNG que recupera su discurso nacionalista más rancio y sectario para buscar la confrontación contra España que les permita recuperar “o que é noso”, un PP que dice que va a “modernizar” galicia, algo que estuvo bien lejos de conseguir en las dos décadas de gobierno y un UPD que como todo objetivo se plantea algo tan estéril por sí mismo como hacer frente al nacionalismo.

Añadir a todo este panorama una serie de sucesos tremendamente desagradables y que nunca deberían suceder en democracia, como la falsificación de carteles para hacer mofa del PSOE y de su candidato, las acusaciones sin pruebas sobre el coste de sillas y demás mobiliario o el “mitin forzoso” del BNG al que pretendieron obligar a asistir a un grupo de ancianos, haciéndoles pagar 15 euros con el pretexto de la organización de una excursión a Portugal.

Todos estamos acostumbrados a cierto nivel de hipocresía en lo que respecta a la política, pero creo que esto sobrepasa todo límite.

En fin, me vuelvo a ver en la disyuntiva de no ir a votar, de si votar en blanco o de si votar al menor de los males, sin saber aún cual es. Supongo que decidiré en el último momento y que sea cual sea mi decisión, no me va a dejar satisfecho. Es lo que tiene la política en los días que corren.

Read Full Post »

Es un hecho. Hoy en día ir a la ópera, al teatro o incluso al cine, es realmente caro. Esto es, y lo digo sin desmerecer, si nos salimos de compañías de teatro amateur y similares. Y digo sin desmerecer porque la verdad es que hay algunas compañías que con escasos, escasísimos medios, consiguen sacar adelante espectáculos muy dignos a precios realmente adsequibles cuando no gratis.

El mes que viene, voy a ir a ver a Les Luthiers. Será la tercera vez que los vea en directo y cada vez la entrada sale más cara. De los 40 euros que cobraron la última vez que los vi  por las entradas más caras, pasaron a los 60 que cobran en esta ocasión. Y no hace tanto tiempo como para que el aumento del coste de la vida compense esa diferencia.

Parece que esto se debe a un viejo conocido;  mercado con su  oferta y su demanda. Evidentemente, los promotores de un espectáculo calculan el precio máximo que una persona está dispuesta a pagar para verlo y en base a las plazas disponibles, fijan el precio. Y lo cierto es que por muy alto que pongan el precio, cuando se trata de estrellas consagradas, tiran por lo bajo y las entradas vuelan. Y es que a pesar de que nos digan que la cultura es para todos, al final ocurre como siempre, que es para los que se la pueden permitir. Y los que no, se quedarán con los restos.

No sé si existe alguna forma de regular esto, ni de hacer que las cosas cambien y el acceso a la cultura sea realmente un derecho, pero lo que está claro es que cosas como estas, no deberían suceder.

¿175 euros por un concierto de Madonna?. Quizá se agoten las entradas y el espectáculo resulte de lo más rentable, pero lo que desde luego es seguro es que será un espectáculo para ricos.

Es tan solo una reflexión. No me hagais mucho caso y perdonad si no escribo demasiado últimamente. Estoy en obras (me refiero a mí, no al blog).

Read Full Post »