Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cocina’ Category

Cocinando: Cuscús de pollo

Se llama cuscús a un plato típico del norte de áfrica creado a partir de sémola de trigo. De hecho su nombre significa “comida” porque en efecto, fue durante mucho tiempo la base de la alimentación de esos pueblos. El cuscús admite muchas preparaciones pero una de las más tradicionales, es como acompañamiento de un cocido de carne de pollo o cordero y hortalizas.

No hay que confundir el cuscús auténtico con la pasta de cuscús que se usa para la sopa. Lo digo porque hay gente que cree que es lo mismo y no se parecen en nada más que en la forma.

Hace años probé en un restaurante árabe el cuscús de pollo y la verdad es que me encantó. Hoy he probado a hacerlo en casa y tengo que decir que quedé bastante satisfecho con el resultado.

Os paso la receta por si quereis probar. Os lo recomiendo porque es un plato bastante fácil de preparar y que sorprende por la combinación de texturas y sabores.

Ingredientes:

1 zanco o pechuga de pollo por persona.
Horzalizas: calabaza, calabacín, puerro y zanahoria.
Especias: Yo usé gengibre, curry, pimienta, clavos de olor y canela.
Cuscús: Unos 75 gramos por persona.

Elaboración:

En una olla amplia echamos agua y ponemos a hervir. Cuando entre en ebullición añadimos el pollo. Llega conque el agua cubra el pollo. A continuación especiamos. Yo eché dos cucharadas rasas0. de curry, 1 de gengibre, 1 de canela, 1/2 de pimienta, y 3 clavos de olor. Podeis añadir azafran o colorante alimentario para mejorar el aspecto final del plato. Dejamos todo cocer a fuego lento unos 20 minutos y mientras vamos limpiando las hortalizas.

Cortamos el calabacín en trozos grandes, sin quitarle la piel. Pelamos la calabaza y la cortamos en trozos grandes. Los puerros los limpiamos bien y los partimos en dos o tres trozos. Pelamos las zanahorias.

Pasados los 20 minutos, añadimos las hortalizas. Echamos primeramente los puerros y las zanahorias. Pasados 10 minutos añadimos la calabaza y el calabacín y dejamos cocer otros 5-10 minutos.

Cuando falten 5 minutos para terminar la cocción preparamos el cuscús siguiendo las instrucciones del paquete, pero sustituyendo el agua por caldo de cocción.

Una vez listo todo, servimos la ración de pollo y las hortalizas y el cuscús como guarnición. ¡A comer!.

Espero que os guste.

Read Full Post »

Ayer estuvimos cenando en el Azteca Grill que hay en Santiago de Compostela, situado en la Avenida de Lugo nº16. Esto es, desde la estación de la RENFE, tirando hacia la Avenida de Lugo, al final de esa primera manzana de casas que hay.

Se trata de un pequeño local de unas 10 mesas modulares para cuatro personas, de decoración sencilla que abrió hace apenas unos meses. Teníamos pendiente el probarlo y ayer nos decidimos. Una gran idea.

Mi novia y yo llegamos de primeros y el que parecía el encargado del local nos recibió muy amablemente. Y esto es lo primero que quiero destacar; el trato que en todo momento me pareció excelente.

Ella se pidió un refresco mientras esperábamos al resto y escuchábamos la música ambiente. Con el refresco, nos trajeron un plato con nachos y dos salsas. Una de las salsas era la típica salsa dip de chile rojo y la otra, era una salsa de frijoles ligeramente picante. La segunda sobre todo, estaba deliciosa.

Al cabo de un rato llegaron el resto de los comensales y llegaron las cartas. La verdad sea dicha, la maquetación y la presentación de estas, dan un aspecto de franquicia de comida rápida que hacen que uno se pregunte si se trata de otra cadena Tex-Mex cutre. Nada más lejos de la realidad. Y con las cartas, llegó el camarero rompiendo mitos, al avisarnos que de la comida de la carta, sólo hay tres platos que piquen, cosa que mi novia, nada dada al picante, agradeció. Después de un par de bromas al respecto, el camarero nos dijo que si nos gustaba el picante, nos recomendaba fuera de carta unos jalapeños rellenos, especialidad del local. Y claro, se pidieron.

Así que de entrante fueron dos raciones de jalapeños rellenos y dos de banderillas; una especie de salchichas envueltas en tortillas de maíz. Las raciones me parecieron bastante abundantes; las de jalapeños traían seis jalapeños de buen tamaño rellenos de carne de pollo, nadando en una salsa picante con hilas de queso por encima y las de banderillas eran seis salchichas grandotas (dos por ración) acompañadas de queso cheddar.

Los jalapeños estaban deliciosos. Picaban como el infierno, pero me encantaron. Las banderillas estaban bastante buenas también, pero me sorprendieron menos.

De segundo, pedimos dos enmoladas, una de hachiote y para mi novia, una sincronizada y dos quesadillas. Todo estupendo. La enmolada era muy abundante. De sabor entre picante y dulce, nos resultó deliciosa. El hachiote tenía una pinta espectacular y los que lo probaron, dijeron que estaba realmente bueno. Me lo apunto para la próxima vez. Las quesadillas, normalitas y la sincronizada fue quizá lo que menos me llamó la atención. Eran dos tortillas de maíz rellenas de jamón, queso y salsa.

De postre, yo me tomé un café frappe; mi novia una crema de mango y mis amigos pidieron Michelada; una cerveza especiada típica de Méjico que a decir verdad estaba buena.

Teniendo en cuenta que sobró comida, que tomamos una media de tres-cuatro bebidas cada uno y que nos invitaron a chupitos, la cuenta, que salíó a 22 euros por barba o barbilla, me pareció muy razonable.

Read Full Post »

Pues nada, que en esto de la cocina, soy de los que opina que hay que atreverse a probar cosas nuevas. La última y aprovechando el estreno de mi flamante horno nuevo, un AEG B3781 5M; multifunción pirolítico, que sustituye a mi viejo y desastrado EDESA, ha sido las bolsas para cocinar al horno que desde algún tiempo se venden en los supermercados.

Pero permitidme que os hable primero del horno.

La verdad es que por el precio que tiene me ha parecido una excelente compra. Ronda los 350-450 euros y viene con ocho funciones, pirólisis, mandos ocultables, acabado en metalizado antihuellas, dos bandejas de horno y rejilla. Eficiencia energética A y dentro de los A, es de los que menos consumen (al menos, entre los que miramos).  Dispone también de reloj, programador, cronómetro, etc. La calidad de los acabados parece muy buena, pero supongo que eso lo sabremos con el tiempo.

Las intrucciones en 6 idiomas, incluido el castellano, están escritas de forma clara y concisa. Con muchos datos para saber cómo utilizar las ocho funciones de que dispone, lo que siempre es de agradecer para aquellos acostumbrados al horno convencional. Ya lo hemos probado en dos ocasiones. Precalienta rápido y proporciona una cocción homogénea. La verdad es que, ¿para qué decir más?, estamos encantados.

Respecto a las bolsas, se presentan en kits para horno y los hay de varias marcas; Maggi (directo al horno), Gallina Blanca, Mercadona (las que probamos), etc. Cada kit se compone de una bolsa de plástico resistente al calor, una brida y un sobrecito de especias. Existen varios kits diferentes; pollo al ajo y perejil, pollo a las finas hierbas, pescado en su jugo, costilla asada,…siempre dependiendo de la marca. Supongo que dependiendo del éxito que tengan, irán saliendo más variedades. El precio de estos kits ronda el euro (1,20 el de mercadona, pero trae dos bolsas), con lo que no suponen un aumento de gasto significativo y por contra, es de lo más cómodo y proporciona un resultado razonablemente bueno.

Modo de uso (pescado en su jugo de Mercadona):

1º-  Ponemos a precalentar el horno a 200 grados. En este caso usé la función de dos fuentes de calor (arriba y abajo) de mi horno.

2º- Abrimos la caja y extendemos la bolsa.

3º-Añadimos el sobrecito de especias junto con una cucharada de aceite y tres de agua. (estas medidas pueden variar dependiendo de la marca y la variedad del producto). Mezclamos bien en el interior de la bolsa las especias y el líquido hasta que se forme una mezcla homogénea.


4º-
La llenamos con el alimento que queramos cocinar; mezclamos bien los alimentos con el mejunje anterior y cerramos la boca de la bolsa con la brida. Respecto al kit de Mercadona, una bolsa de pollo da para un pollo entero. La de pescado, para dos jureles grandes o unos cuatro toros de merluza, acompañados con su guarnición (opcional).

5º-Lo situamos en nuestra bandeja de horno y practicamos unos pequeños pinchazos en la bolsa para que el vapor pueda ir saliendo poco a poco. De lo contrario, la bolsa podría estallar. Otra opción sería dejar cierta holgura en la brida para que pueda evacuar por ahí.

6º-Lo metemos en el horno y le damos media hora de tiempo. Y ale, a comer.

El resultado, como ya he dicho, bastante bueno. Al menos, tanto en el caso del pescado en su jugo. Hicimos cuatro jureles de 400 gramos en dos bolsas y añadimos, por nuestra cuenta y riesgo, las patatas panaderas que por cierto, quedaron en su punto.

¿Inconvenientes?. Básicamente, todos los de un producto preelaborado. La química que le puedan añadir, que por lo que ví, es poca. La verdad es que también da un poco de reparo pensar que la bolsa se pueda degradar durante la cocción y afectar a los alimentos. En este aspecto, lo único que puedo decir es que si hay degradacion, esta no era apreciable a simple vista.

En definitiva, me ha parecido una solución estupenda para hacer una comida muy completa de forma rápida y sin apenas trabajo. Ideal para aquellos que van con el tiempo justo.

Como siempre, perdonad si no hay fotos. Nunca tengo la cámara a mano cuando cocino.

Pues nada, si os decidís a probar estas bolsas, ya me diréis vuestra opinión.

Read Full Post »

Los aficionados a los blogs de cocina habreis visto como muchos blogueros cocinillas han publicado recetas de pepino en apoyo al sector, amenazado por las declaraciones de cierta política alemana bocazas, que mejor podría haberse callado la boca antes que sembrar la alarma contra los productos hortícolas españoles sin el menor fundamento.

Bien, pues yo no quiero ser menos y voy a aportar dos recetillas con pepino que espero que os gusten.

Tengo que decir que durante mucho tiempo no presté demasiada atención al pepino. Solo no me llamaba la atención y no se me ocurría como prepararlo. Había probado el gazpacho, pero se me hace demasiado pesado.  Luego fui probando alguna cosilla más y la verdad es que cada día me gusta más.

SOPA FRÍA DE PEPINOS.

Para mí es el plato por excelencia para el pepino y especialmente en estas fechas. Para los que piensen que puede ser indigesto, decirles que el toque que le da el yogur lo suaviza bastante.

INGREDIENTES:

1 kg de pepinos.

2 o tres yogures naturales. Se puede usar el que se quiera. Hay quien usa yogur griego que, al llevar nata, hace la sopa más cremosa (y más calórica).

2 dientes de ajo.

1 cucharilla de comino

1 cucharilla de pimienta

Unas hojitas de cilantro.

sal al gusto

1 chorro de zumo de limón.

1/2 vaso de aceite.

Opcional: 200 gramos de pan revenido (reseso, para los gallegos).

PREPARACIÓN:

Nada más fácil. Pelamos y cortamos en trozos el pepino. Lo mezclamos con todos los ingredientes en un vaso para batidora y lo trituramos hasta que quede una sopa homogénea.

Si nos queda demasiado líquida para nuestro gusto, le podemos añadir el pan reseso, como si se tratase de un gazpacho. Trituramos de nuevo todo junto y listo.

ENSALADA DE PEPINOS Y ATÚN.

La cené ayer y la verdad es que estaba muy buena.

INGREDIENTES:

1 pepino pequeño por persona

Lechuga al gusto

1 tomate

Un puñado de aceitunas negras, sin hueso

1 trozo de pimiento rojo y otro de pimiento verde. (sí, “un trozo”, a gusto del consumidor)

Una latita de atún.

Para la vinagreta:

1 cebolleta

Una pizca de perejil

Aceite de oliva virgen extra.

Vinagre de vino.

Sal

PREPARACIÓN

Lo primero será hacer la vinagreta. Cortamos fina la cebolleta y rociamos con un chorro de vinagre para que sude. Al cabo de un rato añadimos perejil, sal un chorro de aceite y reservamos.  Si el aceite del atún es de buena calidad, podemos aprovecharlo.

Luego cortamos todos los ingredientes. La lechuga y el pimiento en juliana, finitos;  las aceitunas en rodajas ( tres rodajas por aceituna por ejemplo) y el resto en dados. Disponemos todo en un bol y por encima echamos el atún. Servimos acompañado de la vinagreta.

Otro plato fresco y sabroso para el verano.

Por cierto, si os sobró algo de sopa de la receta anterior, también se puede usar como salsa para esta ensalada. Por aquello del reciclaje y todo eso. 😉

Read Full Post »

Cocinando: Endivias rellenas.

La endivia es una verdura que no es muy habitual en la mayor parte de los hogares. De forma alargada y color blanquecino, posee un sabor suave y ligeramente amargo. Se puede preparar en ensalada, escaldada con todo tipo de acompañamientos o de muchas otras formas, pero lo más común es hacerla rellena ya que la forma de sus hojas, la hace muy adecuada para este fin.

Admite rellenos de todo tipo. La receta que daré a continuación, es una de las múltiples posibilidades. Se me ocurrió para hacer un entrante para una comida y tuvo mucho éxito, motivo por el cual quería compartirla con vosotros.

INGREDIENTES (4 personas)

Dos buenas endivias.

150 gramos de marisco (el que querais).

150 gramos de pescado.

2 huevos.

Laurel (opcional)

100 gramos de crema de queso.

1 patata cocida

2 cucharadas de salsa de tomate.

Mahonesa.

1/2 pimiento verde

1/2 cebolleta o 1/4 de cebolla.

2 tomates para ensalada.

PREPARACIÓN.

Cocemos el marisco, el pescado, los huevos y la patata.

Mientras, deshojamos las endivias reservando las hojas más grandes y hermosas.  Cortamos muy fina la cebolla, el pimiento, el tomate y las hojas más pequeñas de las endivias; las que no son adecuadas para rellenar.

Terminada la cocción, escurrimos bien todo.

Si es necesario, pelamos el marisco. Yo lo preparé con mejillones, almejas y chipirones que tenía ya limpios en el congelador que me sobraron de una paella, así que no me hizo falta.

Desmenuzamos y limpiamos el pescado de piel y espinas.

En un vaso para batidora, echamos el pescado, el marisco, la patata, la crema de queso y el tomate. Batimos bien hasta obtener una pasta homogénea. Ahora, vamos añadiendo mahonesa. Es posible que con un par de cucharadas sea suficientes. El objetivo es obtener una especie de crema no demasiado líquida. No interesa que luego se nos desparrame cuando queramos rellenar las endivias.

Dejamos enfriar la crema al menos una hora en la nevera.

Justo antes de servir, mezclamos bien las hortalizas con la crema y con una cuchara, vamos rellenando las hojas de endivia.

Presentamos en una fuente grande, poniendo las hojas de endivia todo a lo largo y si nos sobra relleno, lo ponemos en un cuenco en el centro de la fuente. Ni que decir que este relleno con pan está muy bueno también.

Read Full Post »

La verdad es que me cantan las recetas que consisten en rellenar cosas. Ya sean chipirones, pollo, pimientos,…

Resulta que la semana pasada, mi tía me regaló un trozo de un calabacín que más bien debería ser calabazón, porque la pieza entera debía pesar unos tres kilos. Pensé en hacer una crema de calabacín, pero me apetecía probar algo diferente. Y se me ocurrió prepararlo relleno. Esta, amigos míos, es una de las dos “raciones” que salieron de tal experimento.

¿A que resulta apetitoso a la vista?.La verdad es que de sabor tampoco estaba nada mal, así que por si quereis probar, os proporciono la receta, bastante improvisada, todo hay que decirlo.

INGREDIENTES:

Calabacín.

Carne picada

Puerro (o cebolla)

Pimiento rojo y verde

Salsa de Tomate

Vino blanco.

Queso fundente.

Sal y especias.

PREPARACIÓN:

En una pota con abundante agua, echamos nuestro calabacín abierto en dos en canal y lo ponemos a hervir.

Mientras, picamos fino el ajo, la cebolla y los pimientos y los sofreimos con un poco de aceite.

Cuando esté todo pochado, añadimos la carne y las especias que deseemos (yo le eché pimienta, orégano y comino, pero quizá el orégano sobre) y dejamos que se haga.

Comprobamos el nivel de cocción de los calabacines. Si están blandos, retiramos y dejamos enfriar lo suficiente como para que seamos capaces de manipularlos sin quemarnos.

Añadimos a la carne un buen chorro de vino blanco y un poco de salsa de tomate. No tengais miedo a que os quede demasiado caldoso, que luego al echarle la carne del calabacín, cogerá una consistencia pastosa.

Ahora toca vaciar los calabacines. Mientras, podemos poner a precalentar el horno. Yo lo puse a 220 grados.

El vaciado es algo tan sencillo como coger una cuchara e ir sacando la pulpa, hasta haberla retirado por completo. La picamos bien y la añadimos a la carne, mezclando bien. Una vez hayamos obtenido una pasta consistente, rellenamos con ella los calabacines.Para terminar el montaje, cubrimos toda la superficie superior del calabacín con el queso y metemos en el horno. Dejamos 10 minutos y luego 2 de gratinado.

Y listo para servir. Espero que os guste.

Read Full Post »

Cocinando: Salmorejo

El salmorejo se podría definir como una especie de puré de tomate frío. Sé que así dicho no suena muy sabroso, pero la verdad es que está de vicio. Es primo hermano del gazpacho andaluz, pero en comparación con este, resulta mucho más suave. Ideal para esos días de verano en los que no apetece tomar nada caliente.

Ingredientes (4 personas):

1 kg de tomates
200 gramos de pan duro
1 o 2 dientes de ajo.
150 ml de aceite
Un chorro de vinagre
Sal
150 gramos de jamón serrano
4 huevos

Preparación:

Ponemos a cocer los huevos en una pota.
En otra, hervimos agua. Una vez hecho esto, metemos los tomates y los dejamos un par de minutos. De esta forma conseguiremos que la piel se separe de la carne y será mucho más fácil pelarlos.
Mientras, pelamos los ajos y ponemos el pan a remojo en agua.

Pelamos los tomates y los pasamos a un bol. Escurrimos bien el pan apretándolo para que libere toda el agua y lo añadimos junto con el resto de los ingredientes.

Trituramos todo con la batidora hasta que quede una crema homogénea de color salmón. ¡Y ya está!.

Para acompañar picaremos finos los huevos y una loncha de jamón grueso. Se presenta el salmorejo en una sopera y el huevo y el jamón en dos fuentes de servicio.

Como veis, bien fácil de hacer y el resultado es espectacular.

Read Full Post »

Older Posts »