Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘781’ Category

Ayer estuvimos cenando en el Azteca Grill que hay en Santiago de Compostela, situado en la Avenida de Lugo nº16. Esto es, desde la estación de la RENFE, tirando hacia la Avenida de Lugo, al final de esa primera manzana de casas que hay.

Se trata de un pequeño local de unas 10 mesas modulares para cuatro personas, de decoración sencilla que abrió hace apenas unos meses. Teníamos pendiente el probarlo y ayer nos decidimos. Una gran idea.

Mi novia y yo llegamos de primeros y el que parecía el encargado del local nos recibió muy amablemente. Y esto es lo primero que quiero destacar; el trato que en todo momento me pareció excelente.

Ella se pidió un refresco mientras esperábamos al resto y escuchábamos la música ambiente. Con el refresco, nos trajeron un plato con nachos y dos salsas. Una de las salsas era la típica salsa dip de chile rojo y la otra, era una salsa de frijoles ligeramente picante. La segunda sobre todo, estaba deliciosa.

Al cabo de un rato llegaron el resto de los comensales y llegaron las cartas. La verdad sea dicha, la maquetación y la presentación de estas, dan un aspecto de franquicia de comida rápida que hacen que uno se pregunte si se trata de otra cadena Tex-Mex cutre. Nada más lejos de la realidad. Y con las cartas, llegó el camarero rompiendo mitos, al avisarnos que de la comida de la carta, sólo hay tres platos que piquen, cosa que mi novia, nada dada al picante, agradeció. Después de un par de bromas al respecto, el camarero nos dijo que si nos gustaba el picante, nos recomendaba fuera de carta unos jalapeños rellenos, especialidad del local. Y claro, se pidieron.

Así que de entrante fueron dos raciones de jalapeños rellenos y dos de banderillas; una especie de salchichas envueltas en tortillas de maíz. Las raciones me parecieron bastante abundantes; las de jalapeños traían seis jalapeños de buen tamaño rellenos de carne de pollo, nadando en una salsa picante con hilas de queso por encima y las de banderillas eran seis salchichas grandotas (dos por ración) acompañadas de queso cheddar.

Los jalapeños estaban deliciosos. Picaban como el infierno, pero me encantaron. Las banderillas estaban bastante buenas también, pero me sorprendieron menos.

De segundo, pedimos dos enmoladas, una de hachiote y para mi novia, una sincronizada y dos quesadillas. Todo estupendo. La enmolada era muy abundante. De sabor entre picante y dulce, nos resultó deliciosa. El hachiote tenía una pinta espectacular y los que lo probaron, dijeron que estaba realmente bueno. Me lo apunto para la próxima vez. Las quesadillas, normalitas y la sincronizada fue quizá lo que menos me llamó la atención. Eran dos tortillas de maíz rellenas de jamón, queso y salsa.

De postre, yo me tomé un café frappe; mi novia una crema de mango y mis amigos pidieron Michelada; una cerveza especiada típica de Méjico que a decir verdad estaba buena.

Teniendo en cuenta que sobró comida, que tomamos una media de tres-cuatro bebidas cada uno y que nos invitaron a chupitos, la cuenta, que salíó a 22 euros por barba o barbilla, me pareció muy razonable.

Anuncios

Read Full Post »

11 años de google en 2 minutos.

Vía El Recogedor.

Read Full Post »

Segundo día de As Fragas do Eume. Partimos del camping a las 10:00 y siguiendo las indicaciones de Olga, la dueña del camping, tomamos hacia la derecha. Unos 200 metros más adelante por una pista, llegamos a un cruce donde encontramos ya una flecha de madera que nos indica el camino, hacia la derecha.

Bajamos por una senda a través de un bosque de eucaliptos. A mitad de este camino, según nos informó Olga, podemos seguir la misma ruta hacia el río o desviarnos por una ruta llamada “canal”, que se vuelve a unir más abajo. La ventaja de hacerlo así es que recorreremos un camino diferente a la ida y a la vuelta; mientras que de la otra forma recorreremos el mismo camino dos veces.

Como no dimos con la entrada a la “canal”, seguimos bajando sin más. Poco a poco, a medida que nos acercábamos al río comenzamos a apreciar como poco a poco, el paisaje volvía a cambiar hasta convertirse en una hermosa fraga de árboles autóctonos. Y así, llevamos a un pequeño río, cruzado por un puente de aspecto bastante inestable.

Puente

Y a partir de ahí, comenzamos de nuevo a subir. Una pendiente moderada nos llevaba por la otra ladera del valle.

Ale parriba

adentrándonos por idílicos pasajes que se internaban en medio de la espesura.

Camino

Después de un par de quilómetros, ya a una altura considerable, pudimos disfrutar de imágenes como estas donde vemos la caida del valle repleta de maleza y árboles.

100_7996

Y agua. Mucha agua. Como ya he dicho anteriormente, fuimos en primavera, de modo que los numerosos afluentes; en realidad pequeños regatos que bajaban hasta el río, iban repletos de agua.

100_7961100_8000

Y de nuevo a bajar.

100_8084

Seguimos por una cuesta bastante empinada de argamasa, que descendía de nuevo hacia el valle Y temimos (con razón) el camino de vuelta. Y es que esta etapa es posiblemente la más dura de las Fragas.

100_8090

Un nuevo puente de madera nos llevaba de nuevo al otro lado del río, donde de nuevo un sendero estrecho e irregular, continuaba bordeándolo.

 

100_8128

100_8134

Y por fin llegamos hasta el monasterio de Caaveiro. Una construcción singular, no tanto por lo que es, si no por estar donde está. Se trata de un pequeño monasterio construido sobre una roca, en medio del valle. Los monjes que lo habitaban, cultivaban las tierras del valle en pequeñas y escalonadas terrazas. Aún hoy en día se pueden apreciar algunos vestigios de estas terrazas, aunque hoy en día la espesa vegetación del valle, se ha apoderado de ellas.

100_8261100_8265

100_8270

 

Al lado de Caaveiro, teneis uno de los rincones más bellos de las Fragas y yo creo, que de toda Galicia. Se trata del conjunto formado por el puente románico y el molino que daban servicio al monasterio. Pero esto lo dejaremos para más adelante pues ese día, pasamos por al lado de la senda de acceso sin siquiera pensar que conduciría hasta un lugar tan hermoso.

La Ruta del Medievo continuaría nuestro camino, en dirección al alto de As Neves. Pero nos pareció demasiado, así que observando el mapa, decidimos continuar por la ruta de los Encomendadores, hasta la central eléctrica, pensando que una vez allí, encontraríamos un atajo que nos permitiría volver al camping sin desandar camino. Y efectivamente lo hay, pero…

Resulta que comenzamos a caminar por una senda cuesta arriba, alejándonos de Caaveiro hacia el este hasta llegar a la carretera que viene de As Neves y llega hasta la misma central, como a 2 kilómetros de camino y desde allí, siguiendo la carretera, llegamos hasta la central. Un puente cruzaba el río. Sin embargo, no encontramos por donde volver hacia el camping de forma clara, con lo que decidimos desandar camino. Una vez en el camping, Olga nos aclaró que el atajo es posible; a través de la central. Por lo visto, es su deber dejar una servidumbre de paso y aunque tengan la cancela cerrada, los viajeros están en su derecho de atraversarla. Si lo hubiéramos seguido, habríamos llegado en seguida hasta el primer puente y de ahí, de vuelta al camping. Pero tal como lo hicimos tuvimos que desandar todo el camino, con lo que nos hicimos una hora y media más de pateada.

100_8299

100_8315

100_8318

 

Ya de regreso, la luz del atardecer nos ofreció algunas de las imágenes más hermosas del día.

100_8327

100_8372

Read Full Post »

Vaya, vaya. A lo tonto, tres meses y pico sin escribir en este blog. Y con cosas pendientes.

Sí, no me olvido, tenía pendiente desde mayo escribir una especie de guía-crónica sobre nuestra estancia en las Fragas do Eume un lugar que puedo decir, sin miedo a exagerar, que es uno de los rincones más bellos de la Galicia rural.

As Fragas do Eume es un parque natural que recibe su nombre porque transcurre entorno al río Eume, un río que nace en la Sierra do Xistral y desemboca en la ciudad de Pontedeume. A lo largo de su cauce, de más de cien quilómetros de largo, recibe varios afluentes y hasta dos embalses. Pero el paso del hombre no ha impedido que en la parte más interior de su cauce, se encuentre este hermoso paraje rebosante de vida.

Por su biodiversidad, está considerado como el bosque atlántico costero más importante de Europa, a pesar de estar amenazado por la invasión de los eucaliptos, omnipresentes en las partes más altas del parque.

Las mejores épocas para visitar Las Fragas es en primavera y en otoño y especialmente, después de que haya llovido. Es entonces cuando el valle resplandece en toda su plenitud, con cientos de pequeños regatos que lo recorren hasta desembocar en el Eume.

Fué precisamente en el puente del 1º de Mayo que tuve la ocasión de pasarme por allí por primera vez y la verdad, ha sido una experiencia inolvidable.

Llegada a las fragas

Partimos de Santiago de Compostela, en dirección Curtis y luego, tomamos hacia Monfero. Un pequeño municipio que linda con el parque natural.

Decidimos coger alojamiento en el camping de las fragas. Un camping sencillo, con bungalows acogeradores a un precio bastante razonables y un trato inmejorable.

100_7814
Sí os aviso que no dispone de supermercado, por lo que tendreis que desplazaros hasta el pueblo de Monfero para hacer vuestras compras.

Existen también casas de turismo rural en la zona, que pueden ser una opción para quienes no gusten de los campings y no les importe pagar más, pero nosotros quedamos encantados.

En este municipio, hicimos nuestra primera parada para ver el Monasterio de Monfero. Sin embargo, no pudimos verlo por dentro ya que está en restauración por lo que solo se permite visitarlo durante el fin de semana. Tenedlo en cuenta si vais por allí porque, como vereis en la tercera entrega de esta crónica, merece la pena verlo. Lo dejamos para entonces.

Ruta de los Cerqueiros

Desde Monfero y subiendo hacia el monte, en dirección “A Visura” y luego, hacia “Pila de Leña”. Tardaremos como 20 minutos en ellgar a la pequeña aldea de Pila de Leña donde por cierto, teneis un pequeño bar en el cual se pueden comprar bocadillos e incluso comer de plato si se reserva con antelación.

A partir de allí, si seguimos subiendo, internándonos en el monte, llegaremos a varias rutas que se adentran en las fragas. Nos recomendaron especialmente la de “Os Cerqueiros”, que recibe ese nombre porque eran y siguen siendo zonas transitadas por pastores para conducir al ganado.

En la entrada de la ruta, tenemos sitio donde podemos dejar el coche sin mucho problema. Y a partir de allí, comenzamos la bajada a través de la ruta dos Cerqueiros, que nos llevará hasta el mismo río, en una zona próxima al embalse donde tomaremos un primer contacto con la belleza de este paraje.

Ruta dos Cerqueiros

En la parte mas alta de las Fragas, abundan los pinos y sobretodo, los Eucaliptos, pero a medida que vamos descenciendo por la ruta, veremos como la vegatación va cambiando para convertirse en un frondoso bosque de robles, castaños, nogales, etc, cruzado por una senda facilmente transitable, apta incluso para recorrerla en bicicleta, moto, tractor o todo terreno.

100_7835100_7842100_7841

Pequeñas construcciones; como hórreos, abrevaderos, cercados o establos salpican esta ruta.

100_7854

Y aquí vemos un ejemplo de hasta qué punto la naturaleza puede llegar a apoderarse de este recóndito lugar. En la zona más exterior de este pequeño bosque, su linde  se antoja como si de un ejército se tratase, dispuesto a flanquear el paso a aquellos que intentan atravesarlos.

100_7844

Aunque también hay claros y pastizales que invitan a tirarnos en ellos y disfrutar relajándonos un poco.

100_7882

y bosques de robles irregulares y estilizados, forrados de musgo, por los que podemos pasear.

100_7893

Y es que aquí cada rincón de nos puede ofrecer una foto o un recuerdo.

100_7895100_7899

100_7898

Y luego ya toca la hora de regresar monte arriba. Podemos hacerlo siguiendo la ruta por la orlla del río y luego subiendo por otra senda que nos llevará a un punto más alto que el de partida, desde el que podemos volver por carretera hasta donde comenzamos.

La ruta entera deben ser unos 7 kmts y se recorre fácilmente en un par de horas, claro que nosotros la hicimos en tres, ya que nos parábamos cada poco a sacar fotos y a observar el paisaje. Y es que en sitios como estos, apetece tomarse las cosas con calma.

De retirada decidimos pararnos a comer unos bocadillos el bar de Pila de Leña y ya terminamos el día de regreso al camping.

Y por hoy creo que ya llega.

Read Full Post »

Al Caureeeeeel

A penas ha empezado a remorderme la conciencia el no haber comenzado la prometida guía de visita para las Fragas do Eume y resulta que ya me vuelvo a marchar con Unanada para disfrutar de otro estupendo puente de senderismo. Esta vez, serán otros cuatro días para visitar otro de los rincones más maravillosos de nuestra comunidad: la sierra de O Courel.

También intentaré hacer una guía cuando regrese, para aquellos que tengan ganas de visitarlo.

Pues lo dicho, nos leemos a la vuelta.

Read Full Post »

Me consta que cuando No Solo Rol decidió sacar Mutants and Masterminds lo hizo con toda la ilusión de quien, siendo una editorial pequeña, decide apostar fuerte por un producto de importación para ofrecer al mercado español un juego de rol innovador y original, cuidando la edición como pocas editoriales han sido capaces de hacerlo en España. Sin embargo, por algún motivo, parece que el juego no acabó de cuajar.

Y digo que lo parece porque un par de años después, la editorial ha decidido liquidar su stock de este juego con rebajas del 70% en toda la linea. Ahí es nada.


Parece ser, según he leído en otros lugares, que el motivo de esta decisión, es que la editorial ha decidido centrarse ahora en el producto nacional y necesitan liquidez para afrontar sus próximos proyectos.

Espero que les vaya bien.

Read Full Post »

Cerveza Duff, solo en botella

Qué cosas. Resulta que hace unos meses, vi en un restaurante una botella de cerveza Duff, la famosa marca de cerveza de Los Simpson. La verdad es que ya había oido de su existencia, pero no había tenido ocasión de probarla, así que me la pedí.

Esta cerveza, producida por una marca belga creada exclusivamente para su comercialización, no parece tener nada que ver con la FOX, ni con Matt Groenning, ni nada por el estilo. Lo único que pone en alusión a algún tipo de autorización es “licenciada por Duff Inc S.A.”. Lo curioso es que no es la primera vez que alguien trata de aprovechar la oportunidad para sacar una cerveza Duff al mercado sin éxito, ya que los abogados de la FOX no tardaron en actuar. Pero en este caso, parece que la marca se mantiene.

Como cerveza en sí, no vale mucho. Se trata de una pilsen corriente, con poco cuerpo, que no tiene nada que envidiar a cualquier otra que te puedas comprar en un supermercado por un tercio de su precio. Pero evidentemente, lo que pagas es el envase. Y es que la verdad, la botella queda chula en la estantería de cualquier simpsonmaníaco. Y si es cerrada, mejor.

dsc00781

¡Burps!

Read Full Post »

Older Posts »