Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 julio 2010

Creo que nos podemos alegrar de que finalmente, el parlamento de Cataluña haya decidido prohibir las corridas de toros, una de las tradiciones “españolas” de las que más deberíamos sentirnos avergonzados. Porque convertir la tortura y muerte de un animal en un expectáculo seguido y admirado por miles de personas es como para sentir vergüenza.

La prohibición de las corridas de toros han sido una pretensión de las asociaciones prodefensa de los animales desde hace décadas. No es la primera vez que se intenta llevar a una cámara, pero tan solo en dos ocasiones ha tenido éxito. En los años 80, se prohibieron en canarias y ahora, en Cataluña. La prohibición entrará en vigor en 2012. Una pena que haya que esperar tanto. Espero que el resto de las comunidades tomemos ejemplo y saquemos adelante iniciativas semejantes. En realidad, más que esperarlo, lo deseo.

Francamente, ni la gente que está a favor de las corridas de todos, ni los argumentos que he escuchado para defenderlas me merecen el menor respeto. Para mí convertir la tortura de un animal en un espectáculo es una aberración, por mucho que se quiera adornar o justificar.

Y es que los argumentos que utilizan con frecuencia los protaurinos son para darles de comer a parte:

¿Que se extingue el toro de lidia?. ¿De verdad quieren justificar la existencia de las corridas de toros porque garantizan la biodiversidad?.

Otro argumento que me sorprende es el de los que dicen “si no quieres ir a una corrida, no vayas, pero ¿porqué te molesta que vaya otro?. Pues oye, porque soy sensible al sufrimiento del animal. Me parece deplorable que alguien pueda disfrutar viendo como se desangra, pero en realidad, lo que me irrita es el trato al que se le está sometiendo al animal.

Pero es que ese razonamiento sería aplicable a las mayores atrocidades. “Si no te gusta la pornografía infantil, no hagas uso de ella pero ¿porqué te molesta que lo haga otro?”. Si digo esto, la inmediata es que alguien me salte con el “¡No compares!”. Comparo no porque sean problemas semejantes; está claro que no lo son. Pero sí me resulta incongruente la permisividad que se exige para una conducta atroz cuando en ese “¡no compares!” lo que se observa es que la persona es sensible hacia la niña que es explotada sexualmente pero tiene una total carencia de sensibilidad hacia el sufrimiento de un animal. Una falta de sensibilidad que supuestamente, debería aceptar con normalidad. Y la verdad es que no, no la acepto.

También hay gente que intenta comparar las corridas de toros con las cadenas de producción cárnicas, donde los animales nacen y crecen en un reducido espacio y se les ceba para ser sacrificados. Vamos, que si acepto que existan mataderos de pollos, no tengo derecho a quejarme de las corridas de toros. Otro argumento que convertido en norma de conducta conduciría al conformismo total y absoluto porque está claro que uno no tiene tiempo para protestar por todas las cosas que considera negativas en una sociedad. Es normal ser más sensible a unos temas que otros. Quien quiera ver hipocresía en ello, pues vale, pero el ser humano es así. Además, prefiero que se denuncie una injusticia de 1000 que hay, que que no se denuncie ninguna.

Para mí está claro que hay que mejorar las condiciones en que viven los animales de granja, pero el problema es muy diferente al de los toros. Comer es una necesidad y si no hubiera mataderos de pollos, sería imposible satisfacer la demanda de este alimento. Acepto que haya que matar para cubrir una necesidad, pero no por simple diversión. Para mí esa diferencia es La Diferencia.

Tampoco me parece razonable hablar de “recorte de los derechos civiles” como han hecho algunos. Desde el PP han llegado a decir que se margina socialmente a un sector importante de la población catalana. ¿Pero de qué van?. Simplemente se prohibe la práctica de una actividad. No creo que por ello nadie vaya a caer en la “marginalidad”.

Por otro lado, en cualquier sociedad, existen unos principios básicos que recortan los derechos civiles de sus miembros. Principios que se traducen en normas y por supuesto, en prohibiciones. Esta no sería diferente de muchas otras.

Y en ese insistente empeño de la derecha de deslegitimar la decisión del parlamento catalán, me ha sorprendido que digan que en realidad el rechazo a los toros se debe a esa actitud de los nacionalistas por despreciar todo lo que tenga que ver con España. Vamos a ver señores; Cataluña es a todas luces una de las comunidades autónomas donde más arraigadas están las corridas de toros. Forma parte de su cultura. ¿De qué forma el prohibirlas supondría “despreciar a España”.
Me ofende incluso a título personal que esta gente considere que las corridas de toros me representan como español en modo alguno. Especialmente cuando somos muchos los españoles que estamos en contra de esta aberración. Probablemente, la mayoría.

Y dejo ya de despotricar, que menudo ladrillo acabo de largar. Como para que lo lea alguien. Solo me queda reiterar que me siento satisfecho con la decisión del parlamento catalán y que me gustaría que fuera el principio de algo más grande.

Anuncios

Read Full Post »