Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/09/09

Cocinando: Falafel

Como estoy de vacaciones y tengo algo más de tiempo libre, me ha dado por ponerme a cocinar platos que tenía pendientes de probar. En este caso, es una segunda intentona por hacer falafel.

El falafel es una especie de hamburguesa de garbanzos, típica de Turquía que se ha puesto muy de moda de un tiempo a esta parte por estos lugares gracias a la repentina proliferación de restaurantes de comida turca y vegetarianos.

La primera vez que intenté hacerlo, lo hice con garbanzos cocidos de bote y descubrí con frustración que la masa se fundía literalmente en el aceite al intentar freirla. Luego me enteré de que había que hacerlo con garbanzos en crudo. Sí, parece raro, pero se da hecho.

Ingredientes:

400 gramos de garbanzos

1 cebolla

4 dientes de ajo

1 cucharada de perejil

1 cucharada de cilantro

Canela en polvo

Curry en polvo

Pimienta molida

Comino

Pan rallado.

Preparación:

Ponemos a remojo los garbanzos durante 24 horas.

Cuando haya pasado ese tiempo, los escurrimos bien y los volcamos en un bol. En un vaso para batidora, picamos la cebolla, los ajos y añadimos las especias, el perejil y el cilantro. Batimos bien y luego mezclamos con los garbanzos, añadiendo un sobre de levadura y pan rallado. Batimos todo  junto. Esto resulta más fácil si tenemos un robot de cocina, pero con una buena batidora y un poco de paciencia, se consigue. Y la verdad, es la única complicación que tiene este plato. Dependiendo de como quede la masa, podeis pasarla por un chino, para aseguraros de que no queda ningún garbanzo por ahí mal batido.

Una vez que la mezcla adquiera la textura de una pasta bastante consistente, lo dejamos reposar entre media hora y una hora en la nevera. Si es más, tampoco pasa nada. De esta forma el frío hará la masa más compacta y la levadura tendrá tiempo de hacer su efecto.

A la hora de freirlo, mejor en sartén. Cogemos un poco de masa y la modelamos con las manos dándole el aspecto de una pequeña hamburguesa de unos 3-4 ctms de diámetro y entre 1 y 2 centímetros de alto ; la pasamos por pan rallado y a la sartén.  Conviene no poner el aceite muy fuerte para que no se queme el pan rallado y se haga bien la masa.

Finalmente, retiramos las porciones y las ponemos sobre papel absorvente para desgrasar.

Salsa de Yogur

Un buen acompañamiento para el falafel es la salsa de yogur. Tradicionalmente se hace mezclando yogur natural, pepino, ajo, perejil, pimienta, zumo de limón y aceite.

Como en casa no nos gusta el pepino, no se lo eché y en lugar de zumo de limón le eché un poco de vinagre de manzana. Además, le añadí un toque de cilantro. Osea, que al final no se parecía demasiado. 🙂

El falafel podemos servirlo acompañado de ensalada y arroz.

Si tenemos pan de pita (yo probé con las tortillas mejicanas del Día), se pueden montar unos kebabs caseros montando sobre un pan de esos, una cama de lechuga y tomate, un par de falafels cortados a la mitad y salsa de yogur.

Resultado

Tengo que decir que quedé muy satisfecho de cómo salió el falafel. Realmente me recordó bastante al que tengo probado en restaurante turcos, tanto en textura como en sabor. Algunas piezas se me tostaron un poco de más por fuera, ya que no les tenía cogido el punto, pero se fué mejorando a medida que iba sacando tandas.

En cuanto a la salsa, no fué tan bien. El resultado fué aceptable a decir verdad, pero me quedó un poco fuerte por culpa del ajo (con medio diente para dos yogures hubiera llegado, creo) y demasiado líquida para mi gusto, pero el sabor era bueno y de hecho, se acabó.

Bueno, espero que os haya gustado la receta. Os animo a que la hagais en casa porque es algo que está al alcance de cualquiera. Además sale barato y está delicioso. Eso sí, os hará falta un poco de tiempo, osea, que mejor lo dejeis para un fin de semana.

Read Full Post »

Segundo día de As Fragas do Eume. Partimos del camping a las 10:00 y siguiendo las indicaciones de Olga, la dueña del camping, tomamos hacia la derecha. Unos 200 metros más adelante por una pista, llegamos a un cruce donde encontramos ya una flecha de madera que nos indica el camino, hacia la derecha.

Bajamos por una senda a través de un bosque de eucaliptos. A mitad de este camino, según nos informó Olga, podemos seguir la misma ruta hacia el río o desviarnos por una ruta llamada “canal”, que se vuelve a unir más abajo. La ventaja de hacerlo así es que recorreremos un camino diferente a la ida y a la vuelta; mientras que de la otra forma recorreremos el mismo camino dos veces.

Como no dimos con la entrada a la “canal”, seguimos bajando sin más. Poco a poco, a medida que nos acercábamos al río comenzamos a apreciar como poco a poco, el paisaje volvía a cambiar hasta convertirse en una hermosa fraga de árboles autóctonos. Y así, llevamos a un pequeño río, cruzado por un puente de aspecto bastante inestable.

Puente

Y a partir de ahí, comenzamos de nuevo a subir. Una pendiente moderada nos llevaba por la otra ladera del valle.

Ale parriba

adentrándonos por idílicos pasajes que se internaban en medio de la espesura.

Camino

Después de un par de quilómetros, ya a una altura considerable, pudimos disfrutar de imágenes como estas donde vemos la caida del valle repleta de maleza y árboles.

100_7996

Y agua. Mucha agua. Como ya he dicho anteriormente, fuimos en primavera, de modo que los numerosos afluentes; en realidad pequeños regatos que bajaban hasta el río, iban repletos de agua.

100_7961100_8000

Y de nuevo a bajar.

100_8084

Seguimos por una cuesta bastante empinada de argamasa, que descendía de nuevo hacia el valle Y temimos (con razón) el camino de vuelta. Y es que esta etapa es posiblemente la más dura de las Fragas.

100_8090

Un nuevo puente de madera nos llevaba de nuevo al otro lado del río, donde de nuevo un sendero estrecho e irregular, continuaba bordeándolo.

 

100_8128

100_8134

Y por fin llegamos hasta el monasterio de Caaveiro. Una construcción singular, no tanto por lo que es, si no por estar donde está. Se trata de un pequeño monasterio construido sobre una roca, en medio del valle. Los monjes que lo habitaban, cultivaban las tierras del valle en pequeñas y escalonadas terrazas. Aún hoy en día se pueden apreciar algunos vestigios de estas terrazas, aunque hoy en día la espesa vegetación del valle, se ha apoderado de ellas.

100_8261100_8265

100_8270

 

Al lado de Caaveiro, teneis uno de los rincones más bellos de las Fragas y yo creo, que de toda Galicia. Se trata del conjunto formado por el puente románico y el molino que daban servicio al monasterio. Pero esto lo dejaremos para más adelante pues ese día, pasamos por al lado de la senda de acceso sin siquiera pensar que conduciría hasta un lugar tan hermoso.

La Ruta del Medievo continuaría nuestro camino, en dirección al alto de As Neves. Pero nos pareció demasiado, así que observando el mapa, decidimos continuar por la ruta de los Encomendadores, hasta la central eléctrica, pensando que una vez allí, encontraríamos un atajo que nos permitiría volver al camping sin desandar camino. Y efectivamente lo hay, pero…

Resulta que comenzamos a caminar por una senda cuesta arriba, alejándonos de Caaveiro hacia el este hasta llegar a la carretera que viene de As Neves y llega hasta la misma central, como a 2 kilómetros de camino y desde allí, siguiendo la carretera, llegamos hasta la central. Un puente cruzaba el río. Sin embargo, no encontramos por donde volver hacia el camping de forma clara, con lo que decidimos desandar camino. Una vez en el camping, Olga nos aclaró que el atajo es posible; a través de la central. Por lo visto, es su deber dejar una servidumbre de paso y aunque tengan la cancela cerrada, los viajeros están en su derecho de atraversarla. Si lo hubiéramos seguido, habríamos llegado en seguida hasta el primer puente y de ahí, de vuelta al camping. Pero tal como lo hicimos tuvimos que desandar todo el camino, con lo que nos hicimos una hora y media más de pateada.

100_8299

100_8315

100_8318

 

Ya de regreso, la luz del atardecer nos ofreció algunas de las imágenes más hermosas del día.

100_8327

100_8372

Read Full Post »