Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/09/09

Vaya, vaya. A lo tonto, tres meses y pico sin escribir en este blog. Y con cosas pendientes.

Sí, no me olvido, tenía pendiente desde mayo escribir una especie de guía-crónica sobre nuestra estancia en las Fragas do Eume un lugar que puedo decir, sin miedo a exagerar, que es uno de los rincones más bellos de la Galicia rural.

As Fragas do Eume es un parque natural que recibe su nombre porque transcurre entorno al río Eume, un río que nace en la Sierra do Xistral y desemboca en la ciudad de Pontedeume. A lo largo de su cauce, de más de cien quilómetros de largo, recibe varios afluentes y hasta dos embalses. Pero el paso del hombre no ha impedido que en la parte más interior de su cauce, se encuentre este hermoso paraje rebosante de vida.

Por su biodiversidad, está considerado como el bosque atlántico costero más importante de Europa, a pesar de estar amenazado por la invasión de los eucaliptos, omnipresentes en las partes más altas del parque.

Las mejores épocas para visitar Las Fragas es en primavera y en otoño y especialmente, después de que haya llovido. Es entonces cuando el valle resplandece en toda su plenitud, con cientos de pequeños regatos que lo recorren hasta desembocar en el Eume.

Fué precisamente en el puente del 1º de Mayo que tuve la ocasión de pasarme por allí por primera vez y la verdad, ha sido una experiencia inolvidable.

Llegada a las fragas

Partimos de Santiago de Compostela, en dirección Curtis y luego, tomamos hacia Monfero. Un pequeño municipio que linda con el parque natural.

Decidimos coger alojamiento en el camping de las fragas. Un camping sencillo, con bungalows acogeradores a un precio bastante razonables y un trato inmejorable.

100_7814
Sí os aviso que no dispone de supermercado, por lo que tendreis que desplazaros hasta el pueblo de Monfero para hacer vuestras compras.

Existen también casas de turismo rural en la zona, que pueden ser una opción para quienes no gusten de los campings y no les importe pagar más, pero nosotros quedamos encantados.

En este municipio, hicimos nuestra primera parada para ver el Monasterio de Monfero. Sin embargo, no pudimos verlo por dentro ya que está en restauración por lo que solo se permite visitarlo durante el fin de semana. Tenedlo en cuenta si vais por allí porque, como vereis en la tercera entrega de esta crónica, merece la pena verlo. Lo dejamos para entonces.

Ruta de los Cerqueiros

Desde Monfero y subiendo hacia el monte, en dirección “A Visura” y luego, hacia “Pila de Leña”. Tardaremos como 20 minutos en ellgar a la pequeña aldea de Pila de Leña donde por cierto, teneis un pequeño bar en el cual se pueden comprar bocadillos e incluso comer de plato si se reserva con antelación.

A partir de allí, si seguimos subiendo, internándonos en el monte, llegaremos a varias rutas que se adentran en las fragas. Nos recomendaron especialmente la de “Os Cerqueiros”, que recibe ese nombre porque eran y siguen siendo zonas transitadas por pastores para conducir al ganado.

En la entrada de la ruta, tenemos sitio donde podemos dejar el coche sin mucho problema. Y a partir de allí, comenzamos la bajada a través de la ruta dos Cerqueiros, que nos llevará hasta el mismo río, en una zona próxima al embalse donde tomaremos un primer contacto con la belleza de este paraje.

Ruta dos Cerqueiros

En la parte mas alta de las Fragas, abundan los pinos y sobretodo, los Eucaliptos, pero a medida que vamos descenciendo por la ruta, veremos como la vegatación va cambiando para convertirse en un frondoso bosque de robles, castaños, nogales, etc, cruzado por una senda facilmente transitable, apta incluso para recorrerla en bicicleta, moto, tractor o todo terreno.

100_7835100_7842100_7841

Pequeñas construcciones; como hórreos, abrevaderos, cercados o establos salpican esta ruta.

100_7854

Y aquí vemos un ejemplo de hasta qué punto la naturaleza puede llegar a apoderarse de este recóndito lugar. En la zona más exterior de este pequeño bosque, su linde  se antoja como si de un ejército se tratase, dispuesto a flanquear el paso a aquellos que intentan atravesarlos.

100_7844

Aunque también hay claros y pastizales que invitan a tirarnos en ellos y disfrutar relajándonos un poco.

100_7882

y bosques de robles irregulares y estilizados, forrados de musgo, por los que podemos pasear.

100_7893

Y es que aquí cada rincón de nos puede ofrecer una foto o un recuerdo.

100_7895100_7899

100_7898

Y luego ya toca la hora de regresar monte arriba. Podemos hacerlo siguiendo la ruta por la orlla del río y luego subiendo por otra senda que nos llevará a un punto más alto que el de partida, desde el que podemos volver por carretera hasta donde comenzamos.

La ruta entera deben ser unos 7 kmts y se recorre fácilmente en un par de horas, claro que nosotros la hicimos en tres, ya que nos parábamos cada poco a sacar fotos y a observar el paisaje. Y es que en sitios como estos, apetece tomarse las cosas con calma.

De retirada decidimos pararnos a comer unos bocadillos el bar de Pila de Leña y ya terminamos el día de regreso al camping.

Y por hoy creo que ya llega.

Read Full Post »