Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 7/11/07

El frikismo no tiene límites

Desde luego que no.

¡Qué risas!.

Para que compareis, os pongo a continuación la intro original de la serie de dibujos.

“…tu el bárbaro, tu el arquero, acróbata, mago y tu el caballeroooooo”

Read Full Post »

Hace anteayer decidí probar esta curiosa y poca habitual mezcla de sabores que resultó combinar muy bien, por lo que hoy me he decidido a daros la receta, por si quereis probar a hacerla. Lo hice con lentejas en conserva para ahorrar tiempo, pero perfectamente se puede hacer con lentejas normales y seguro que queda mejor.

Ingredientes para 4 personas:

750 gramos de sepia, pota o tira de calamar (yo de hecho elegí esta última).

1 pimiento verde

1 Cebolla mediana

1 dado de caldo de verduras

2 cucharaditas de pimentón dulce

2 cucharaditas de comino (opcional)

1 kg de lentejas en bote de cristal.

Preparación:

Cortamos la cebolla fina y la echamos en una pota con un poco de aceite para que se dore.

Cortamos el pimiento en cuadraditos y cuando la cebolla comience a cambiar de color, lo añadimos.

Cortamos la sepia en trozos menudos, la añadimos y dejamos que se haga durante 20-40 minutos dependiendo del grosor de los trozos. Si teneis la tentación de añadir agua, no os lo recomiendo, ya que la sepia suelta mucha agua. Simplemente, dejarla cocer.

Cuando esté hecha la sepia, añadiremos el dado de caldo de verduras, el pimentón, el comino y removeremos un poco. Finalmente, añadimos las lentejas sin escurrir, mezclamos todo de nuevo y dejamos que se haga cinco minutos más.

Read Full Post »

Cita

“Escuchar a alguien de Lleida hablar castellano da algo así como vergüenza”

Anónimo

Madre mía, qué cosas se escuchan por la calle. Debería salir más.

Read Full Post »

Mucho revuelo se está montando estos días con la visita de nuestros monarcas a las ciudades de Ceuta y Melilla, a las que no habían acudido en visita oficial hasta la fecha. Vemos en los telediarios que mientras para los habitantes de estas dos ciudades, esta visita era una deuda que tenían los reyes con sus respectivas ciudades, para los marroquíes es una provocación.

Y la verdad, no entiendo como hay gente que es incapaz de entender ambas posturas.

Por un lado, Ceuta y Melilla, como ciudades españolas, entiendo que se vieran relegadas a una hispanidad de segundo grado cuando el jefe del Estado, cuya principal y casi única función es hacer visitas oficiales en representación de España ha visitado todo el país, salvo estas dos ciudades. Ya no es cuestión de ser monárquico o dejar de serlo, sino de que la persona que obstenta el título de máximo representante del Estado te trate con el mismo respeto con el que trata al resto del territorio nacional. A esto hay que sumarle el sentimiento patrio que es especialmente intenso estas dos ciudades, como consecuencia de su situación geográfica y de sus peculiaridades sociales y políticas.

Por otro lado, tenemos la reacción del estado marroquí que, percibiendo en Ceuta y Melilla el último vestigio del colonialismo español, observan que este se ve de alguna forma reforzado y apoyado por la visita de ese máximo representante del Estado español que, en medio de un baño de multitudes con banderas rojigualdas, ensalza los valores y la importancia de la nación española y reconoce en un discurso público la importancia de Ceuta y Melilla como ciudades integrantes del Estado español.

Preguntaba hace unos días Nacho Escolar: “¿Se puede mantener al mismo tiempo y sin cambiar de argumentos que Gibraltar es tan español como Ceuta y Melilla?”.

No voy a responder a la pregunta, pero sí que voy a llamar a la reflexión de quien tenga a bien leerme sobre qué pasaría si fuera la reina de Inglaterra la que visita Gibraltar ensalzando los valores de la Gran Bretaña y ensalzando la importancia de Gibraltar para la corona inglesa. ¿Como sería recibida en España una visita así?.

Yo creo que los reyes hicieron lo correcto visitando Ceuta y Melilla, pero que aún así, deberían ser conscientes de las repercusiones que podría traer. Es de esos problemas complejos a los que no veo una fácil solución. Simplemente, están ahí y hay que afrontarlos.

Read Full Post »